Jugando al Teatro

Mi experiencia cómo  profe de Teatro para niñxs 

La mejor manera de volver a ser niña…

El juego es para mí el auténtico protagonista a la hora de dar clases de Teatro a niñas y niños de cualquier edad…

De mi paso cómo profesora por la Escuela de Teatro y Títeres «Fàbrica de Paraules»,  (dirigida por Alberto Celdrán), aprendí muchas cosas; no es para menos el hecho de haber podido disfrutar, durante dos cursos, de unos 70 alumnos, de edades comprendidas entre los 18 meses y los 18 años, ávidos de aventuras.

Allí fue dónde descubrí la maravilla que es «jugar» a alimentar  la imaginación y la creatividad de los pequeños, así cómo mi propia imaginación y creatividad, haciéndome volver por un ratito a esa época fantástica que es la niñez.

Más tarde, tras el cierre de la Escuela con la llegada del «covid», he podido vivir también una experiencia enriquecedora cómo profesora de Teatro en el Colegio ¨Aire Libre¨, aún bajo las inclemencias del tiempo y escondidos tras nuestras mascarillas, hemos disfrutado volando a otros mundos y viviendo grandes experiencias.

CARTA A MIS NIÑXS

Por todos esos momentos en los que me habéis hecho sentir libre, gozar el instante, ser sin más.

No podía sospechar que ésta experiencia me elevara los pies del suelo..

He flotado a vuestro lado sintiendo vuestra alegría, admirando vuestra magia.

He amado cada una de vuestras sonrisas y os he amado a cada una y a cada uno de vosotrxs.

A pesar de las dificultades que pueden llegar a surgir rodeada 15 enanos dispuestos a disfrutar como locos, una aventura llena de posibles percances, en los que la paciencia y el cariño deben cobrar el mayor de los protagonismos para poder llegar airosos al final de una sesión.

En ocasiones, he podido acabar exhausta, por toda esa energía que me tocaba poner en cada instante para que la cosa fuera sobre ruedas… Pero todos y cada uno de esos días, conduciendo mi coche de vuelta casa, aún cuando mis baterías quedaban agotadas y hasta sulfatadas, he dado las gracias por lo vivido a vuestro lado.

Gracias!, por haber participado, por entregaros, por disfrutar, por imaginar, por soñar, por crear. por ser.

Gracias!, por escucharme, por confiar en mí, por seguirme, por respetarme, por quererme.

Gracias!, por sacar a mi niña a jugar, por hacerme sentir libre, por hacerme feliz.